15.10.07

Ah, ah... este dolor en la espalda. Ah, dame los paquetes que portan plumas pero no vuelan, dame las cruces que hiciste de papel. No escuches más que quiera que me maten, si no quiero morir así, de aplastamiento. Y, ah, por favor, que no tengo más ganas de ser los pies que transporten la carga.
Incorporame la lucha silenciosa, los espacios donde existo pero no hago ruido. Y soy sencillamente un ser, atrapado o libre, despierto o dormido, cansado de desesperanza y hambriento de paz.
Ah, no hay dolor que endulce la calma. Tienen que derrumbarse antes los muros que mantengo, y antes de ellos los cimientos tendrán que temblar.
Yo ya dejé tirado lo que podía dar, desparramé en el suelo todo y ahora los brazos. Ya no cargo más, la carga, la carga.
Si llevo el paquete de plumas, voy a volar más fácil. Que no quiero más arenas movedizas. Y aunque sea fácil crear esperanza si el dolor es poco, ya sabés, mi espalda no quiere más la cruz, ni el paquete pesado. Será más fácil y menos arriesgado, pero a estas manos les sobra sangre y a esta boca le falta silencio.
Ah... quien quiera que vea la puerta, que fabrique la llave.

2 comentarios:

Dit. dijo...

We don't need the key
We'll break in.

iNez & vAle dijo...

Pa, me encantó, muy bueno che...me encantaría mandarme una super reflexión pero no me salen esas cosas :P.
Repito, muy bueno.
Que andes bien
vAle