22.4.07

Parece que hemos concretado esos episodios. El final llegó y terminó con todo, pero la triseza se continúa en el tiempo y exige atención.
Sucede que esa canción que conocí hoy trajo consigo palas con que cavar agujeros y desenterrar olvidos y recuerdos camuflados de olvidos.
El llanto es una catarata que baña mi cara de aquellas cosas que sentimos, previos hielos del alma, encandilados uno con el otro, como si nada más hubiera que ver más que tu luz, mi luz, nuestra eterna esencia de ser.
Contarte que hace días el vacío es el todo en estos sitios, decirte que necesito gritarte lo que ya me prohibí decirte... tratar de explicarte qué sos... imposible. Porque me faltan las palabras de desasosiego o de esperanza para llenar las frases que serían necesarias, porque me queda chico todo gesto de desespero, y aferrarme a algo, o romper todo, o destruir mi cabeza no alcanza para sacar afuera esto. Y va creciendo, como la canción, conando a intérvalos repetidos, haciendo caer los restos de mi coraza hacia un agujero negro y profundo que llevo dentro y que se come la protección que generé.
Yo no sé de verdad si bastarán tan pocas cosas para intentar llegarte sin sonar idiota, para intentar contarte qué tanto duele este estar así y ahora, este querer correr hasta alcanzarte y escribir nuevos finales.
Mi tristeza es una bomba atómica que estalla cuando no da más, cuando mis labios cerrados no pueden contener un segundo más los gritos y los ojos se dejan mojar en lenta expesión de rendición... la bandera blanca se alza, pero la paz tarda en llegar. Todo es tormenta.
Y cada minuto que pasa me convenzo más, me vuelvo a dar contra la pared, me caigo y (a veces) me levanto con más de estas certezas que duelen: que no quiero más tormenta y que tampoco la calma de un mar solitario me sirve.
Vos me llegás así, haciendo pedazos mi calma. Y me dolés en todo el cuerpo.

3 comentarios:

Leo dijo...

Ya van a llegar nuevos tiempos, y mejores. Los mares serán otros y los recuerdos serán menos tristes. A veces yo tampoco puedo explicar muchas trisezas que pasan por mi cabeza. Y menos ahora, después de leer esto sinceramente tengo pocas palabras...
Pero sé que lo bueno esta ahi nomas, cerquita.
Tendria que explayarme más, para poder contarte todo eso que estoy sintiend ganas de contarte. Pero se complica por aca.
Y si estuvieras cerca no podria parar.

elefante dijo...

no se que decir, la verdad, pero me gusto este poema, una mezcla de nostalgia y no se que
salud
juan

cecitazzz dijo...

ah... estamos llenos de recuerdos camuflados de olvido.
me gustó, nena.